¿Qué hacen los geólogos y porqué debería importarme?

21.04.2020

Sí, todos hemos oído la palabra geología. Es una especie de ciencia para los nerds científicos que estudian las piedras. A ver, si ser un nerd se refiere a estudiar cómo funciona la Tierra y por qué es importante para la humanidad, entonces sí, ¡es una ciencia para los science nerds! ¡Y me alegra formar parte de ella!

© Kathelijne Bonne

La geología es la ciencia que estudia la tierra. En el sentido más amplio.

Echamos un vistazo a lo que hacen los geólogos y por qué los necesitamos. Hay cuatro especies de geólogos.

Un gran grupo estudia los recursos naturales y las materias primas de la Tierra. La primera materia prima que me viene a la mente es el hidrocarburo. El petróleo. Sí, yá lo has pillado. Los geólogos están a la vanguardia de la sociedad moderna. Olvídate de conducir tu coche, sin que los geólogos detecten primero el petróleo. 

Otras materias primas son los minerales. Las gemas sostienen el monstruoso mercado de nuestra vanidad. Otros minerales se utilizan en la industria. Como las pequeñas partículas de tu teléfono. Si estas acciones son saludables para el planeta es otra discusión. No vamos ahí ahora. El agua subterránea es también un recurso natural que está gestionado en gran medida por geólogos y científicos del suelo. Necesitamos agua subterránea para beber y sin agua subterránea las plantas no pueden crecer. No explicaré lo que sucede con la agricultura y la producción de alimentos sin una gestión adecuada de las aguas subterráneas.

El segundo grupo de geólogos investiga. En universidades y laboratorios. Forman parte de una comunidad más amplia de científicos que estudian los orígenes del planeta y la evolución de la vida. En realidad, los geólogos estudian todo lo que pasó en el pasado, en la prehistoria. Desde el nacimiento de la Tierra, hasta hoy. Miran todos los cambios climáticos del pasado, y cómo esos han transformado la Tierra y la vida. Miran a los animales, plantas y otros organismos que existieron en otros tiempos. Intentan averiguar dónde estaban los continentes y océanos en el pasado. Si ya has oído hablar de la deriva continental, sabes que los continentes no siempre estaban en el mismo lugar.

¿Por qué necesitamos saber lo que pasó en el pasado?

Para entender el planeta y cómo podemos vivir con él. Para predecir lo que sucederá en el futuro. 

¡Y también para ayudarnos a ver cuán hermosa y única es la vida y la Tierra! 

Para saber lo que pasó antes, ¿qué tienes que hacer? Mirar las piedras. Porque las señales de la vida y el cambio climático están encerradas en las rocas. ¿Cómo crees que sabemos que antes habían dinosaurios? ¿Y hace cuánto tiempo? ¿Y cómo murieron? Sí, lo sabemos gracias a los geólogos con sus martillos y lupas, que se metieron en el campo y luego miraron las rocas en un laboratorio. Todo lo que sabemos del pasado se debe al estudio de las rocas y las piedras. Así que los science nerds son cruciales para la sociedad.

La tercera especie de geólogos trata de entender los peligros de la naturaleza. Inundaciones, tsunamis, volcanes, avalanchas, deslizamientos, terremotos. Todas ellas son causadas por procesos geológicos o de alguna manera tienen algo que ver con ello. También hay siempre un factor geológico en los modelos climáticos. Porque el clima está determinado por la rotación de la tierra, las corrientes oceánicas, la temperatura de los océanos, las montañas y la atmósfera. Todos estos sistemas están interconectados.

La cuarta especie está en el sector de la construcción. Porque realmente no quieres construir grandes estructuras, diques, túneles y puentes sin consultar primero a un geólogo. Ah, y casi nos olvidamos de los geólogos y científicos que trabajan cada vez más en el sector de la energía renovable, estudiando las fuentes de energía eólica, solar e hidráulica.

A primera vista, la importancia de la geología no parece tan obvia en tu vida cotidiana. Pero es fundamental para todo lo que hay que saber sobre la Tierra. Necesitamos conocimientos geológicos para que funcione la sociedad moderna. Y el ser humano es parte de la Tierra, no importa cuán lejos esté su vida de la naturaleza.

En resumen, no se puede escapar de la geología.