La paradoja de los cristales curativos

10.11.2021

Si has comprado un mineral o cristal curativo, ¿has pensado de dónde procede? ¿quién lo ha extraído y cuánto ha ganado ese trabajador? La cruda realidad podría sorprenderte. Muchas explotaciones mineras de cristal están impregnadas de conflictos, se asocian a condiciones laborales espantosas y a una grave degradación del medio ambiente. Muchos coleccionistas preocupados por el impacto medioambiental y el comercio justo parecen no ser conscientes de este lado oscuro, o quizás no quieren reconocerlo.

Autora: Roseanne Chambers. Edición española: Silvia Zuleta Romano.

Los cristales son un negocio multimillonario. Se han convertido en una parte de la enorme industria del wellness, y sus devotos alaban estos minerales por sus supuestos "poderes". Entre 2017 y 2019, su demanda se duplicó en Estados Unidos. Aún más en 2020, y es muy probable que esta tendencia continúe en 2021. Los vendedores minoristas de la industria informan que las ventas aumentan durante los momentos en que los consumidores están ansiosos por las noticias o experimentan un mayor estrés. Ciertamente, mucho de eso ha sucedido recientemente. Pero es mejor que los consumidores comprendan los costes invisibles del coleccionismo de cristales y que encuentren algo para calmar los nervios que no sea inhumano ni destructivo para la Tierra.

Los cristales de cuarzo se utilizan a menudo en la "curación con cristales"
Los cristales de cuarzo se utilizan a menudo en la "curación con cristales"

Los cristales alrededor de la Tierra

Los cristales buscados con avidez por los coleccionistas se encuentran en todo el planeta. Desgraciadamente, hay algunos actores temibles que se dedican a proporcionarlos. Los señores de la guerra y sus aliados en muchos países luchan por controlar las minas y sus beneficios. Los mercados negros, la corrupción y la sangre marcan, por ejemplo, la exportación del jade de Myanmar. Los talibanes recaudan millones de las minas de lapislázuli de Afganistán. Y en muchas partes de África y en Madagascar, decenas de miles de niños trabajan en las minas recogiendo varios tipos de cuarzo (cuarzo rosa, ahumado, cristal de roca y amatista), y otros minerales como la turmalina, etc. Una realidad atroz: el pequeño tamaño de los niños es útil en los estrechos pozos y túneles, donde escarban en la roca en busca de cristales.

La minería "artesanal" de cristales a pequeña escala es habitual. Muchas de estas excavaciones son extremadamente inseguras, ya que implican profundos pozos abiertos o redes de túneles sin soporte, todos ellos sujetos a colapsos catastróficos. Los trabajadores desprenden las masas minerales en bruto con picos y palas y las sacan de las profundidades en cubos. La extrema pobreza impulsa a los mineros de muchos países en desarrollo a trabajar en condiciones muy peligrosas e incluso involucran a sus hijos en esta labor. Lamentablemente, las ganancias que reciben los lugareños por su esfuerzo y sus recursos son miserablemente pequeñas.

Niños trabajando en una mina artesanal en Kailo, Congo.
Niños trabajando en una mina artesanal en Kailo, Congo.

Las explotaciones mineras a gran escala de oro, cobre, cobalto y otros minerales metálicos valiosos también pueden producir cristales como subproductos brillantes. En muchos países con normativas medioambientales y laborales laxas o inexistentes, la extracción de cristales lleva asociada la contaminación de los recursos hídricos y de la fauna y flora silvestres, así como la vulneración de los derechos humanos. La industria del cristal no está regulada y, a menudo, las cadenas de suministro minero que producen cristales están envueltas en el misterio. La explotación no se ve ni se controla.

Muchos han documentado estas desagradables realidades, entre ellos organizaciones internacionales como Global Witness y UNICEF. Los títulos de los artículos publicados recientemente lo cuentan: "Dark crystals: the brutal reality behind a booming wellness craze" (McClure, 2019) y "Are crystals the new blood diamonds?" (Wiseman, 2019). La información está disponible, pero muchos consumidores simplemente no conocen estas realidades - los que sí lo saben, permanecen en silencio.

El origen de los cristales

Red cristalina de cuarzo (los átomos grises son de sílicio y los rojos de oxígeno)
Red cristalina de cuarzo (los átomos grises son de sílicio y los rojos de oxígeno)

Los minerales son los materiales sólidos de los cuales consiste la Tierra. Cada mineral tiene una composición química y una estructura distintiva - una estructura cristalina - en la que los átomos están organizados en una red cristalina, regular y repetitiva. Hablamos de cristales cuando los minerales muestran las caras lisas, aristas y esquinas que revelan su estructura interna. Todos los minerales poseen una forma cristalina específica, aunque la mayoría de las partículas minerales de las rocas no la muestran, debido a las condiciones en las que se formó el mineral. Es decir, las masas minerales indistintas de las rocas que observamos, son sustancias cristalinas y normalmente sólo podemos ver las formas cristalinas con un microscopio.

La velocidad de crecimiento de un cristal controla las formas cristalinas externas. La presión, la temperatura, el entorno químico y la presencia de impurezas influyen en este proceso. Cuando un mineral como el cuarzo puede crecer en un espacio abierto, como en el interior de una geoda de roca volcánica o en un vacío como una cavidad o una cueva, entonces se desarrollará la forma cristalina característica, creciendo a veces hasta tamaños extremadamente grandes.

El poder de la sugestión

Durante miles de años, muchas culturas han atribuido a los cristales propiedades curativas. Entre ellas, el poder de equilibrar las emociones, potenciar la energía baja y liberar la energía bloqueada. En los últimos años, las celebridades y muchos otros "influencers espirituales" han ensalzado estas virtudes. El apetito del público por la medicina alternativa y las prácticas de bienestar han creado una obsesión por los cristales que se extiende desde los tratamientos de belleza con cristales triturados hasta la decoración de interiores con cristales instalados bajo el suelo.

Las comunidades médicas y científicas no han encontrado pruebas que respalden las afirmaciones sobre los poderes curativos. El poder de la sugestión -el efecto placebo- es probablemente el responsable de los beneficios atribuidos a los cristales. Si crees que algo te ayudará a sentirte mejor, hay una alta probabilidad de que sientas este efecto. Los cristales son hermosos y es atractivo pensar que nos reconectan con la Tierra. Lamentablemente, la desagradable realidad es que la mayoría de las prácticas de extracción de cristales están causando un gran daño.

Alternativas

Las empresas que venden cristales suelen ser opacas o guardan silencio sobre el origen de sus productos. Algunos vendedores se esfuerzan por abastecerse únicamente de cristales obtenidos de forma ética, pero su conocimiento de las cadenas de suministro puede ser incompleto. También es posible que no estén dispuestos a compartir información específica, ya que son reacios a revelar secretos comerciales que les den una ventaja competitiva.

En Estados Unidos, un organismo independiente o gubernamental podría, en teoría, regular el sector mediante un proceso de certificación. Esto sería bastante costoso, en términos de dinero y esfuerzo, y difícil de aplicar. En 2003 se puso en marcha un esfuerzo internacional para evitar la venta de "diamantes de sangre" extraídos en zonas de guerra y vendidos para financiar movimientos rebeldes, después de que Naciones Unidas aprobara el Sistema de Certificación del Proceso de Kimberley (The Kimberley Process Certification Scheme). Sin embargo, los bolsillos llenos de diamantes en bruto o sin cortar son fáciles de contrabandear y el soborno y la falsificación pueden dar una nueva identidad a la mercancía, por lo que este proceso ha tenido un éxito limitado.

Es realmente desconcertante que los proveedores de cristales pregonen los beneficios sanitarios y espirituales de poseerlos y, sin embargo, guarden silencio sobre las violaciones de los derechos humanos y los daños medioambientales. En última instancia, SI los consumidores se preguntan por el origen de los productos que quieren comprar, SI exigen cristales de origen ético, Y están dispuestos a pagar precios más altos para compensar a los mineros de forma justa, entonces el panorama puede cambiar. ¡Los consumidores tienen el poder!

También hay formas de adquirir cristales con menores efectos adversos. Algunos empresarios están recolectando en lugares no comerciales de Estados Unidos y vendiendo en ferias de minerales o en Internet. Los pequeños mineros pueden capturar sus hallazgos con fotos o en vídeo, darles publicidad en las redes sociales y vender tantos como recojan. Estos cristales van desde los cristales de cuarzo de doble terminación (los llamados "diamantes Herkimer") en Nueva York hasta la crisocola, la turquesa, el granate, la malaquita y muchos otros que se encuentran en Arizona, Nevada y otros estados del oeste. El inconveniente es que los cristales no son un recurso renovable; son únicos y la oferta es cada vez menor.

¿Una actividad de menor impacto? Simplemente apreciar las rocas, los minerales y los cristales en su estado natural. Forman parte de muchos paisajes sorprendentes y poderosos de nuestro planeta Tierra.

----------

Leer también en GondwanaTalks: Lapis lázuli: la huella del tesoro azul. Sobre como llegó esta piedra preciosa en la máscara funeral del farao Tutankamón.

Fuentes

Atkin, E., 2018, Do you know where your healing crystals come from? The New Republic, May 11. https://newrepublic.com/article/148190/know-healing-crystals-come-from

McClure, T. 2019, Dark crystals: the brutal reality behind a booming wellness craze: The Guardian, September 17. https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2019/sep/17/healing-crystals-wellness-mining-madagascar

Wiseman, E., 2019, Are crystals the new blood diamonds? The Guardian, June 16. https://www.theguardian.com/global/2019/jun/16/are-crystals-the-new-blood-diamonds-the-truth-about-muky-business-of-healing-stones

Title photo: Pink and white stone, Dis on Pexels, https://www.pexels.com/photo/pink-and-white-stones-2942855/

Photo of quartz crystals, 2005, USDA photo by Ken Hammond https://en.wikipedia.org/wiki/Crystal_healing#/media/File:USDA_Mineral_Quartz_Crystal_93c3951.jpg

Photo of children at an artisan mine in Kailo, Congo in Africa, 2007, by Julien Harneis https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Child_labor,_Artisan_Mining_in_Kailo_Congo.jpg

Diagram of quartz lattice- silver atoms are silica and gray are oxygen, 2009, by Materialscientist https://commons.wikimedia.org/wiki/File:A-quartz.png

Este artículo es una traducción de un artículo de la geóloga estadounidense Dr. Roseanne Chambers: The "Healing Crystal" Conundrum

En su blog, escribe sobre geología, geografía, historia, con especial atención, en muchos de sus artículos, en la historia natural y cultural de los Andes. 

www.roseannechambers.com