El Océano Tetis: un mar desaparecido cuyos restos yacen en la montaña.

14.06.2020

El océano Tethys fue un vasto reino marino que ya no existe. ¿Ha desaparecido del todo? No exactamente. Todavía quedan restos en la Tierra. El Mar Mediterráneo, por ejemplo, es el último vestigio del océano Tethys. Otros restos se pueden encontrar en la tierra y en lo alto de las montañas.

Autora: Kathelijne Bonne. Edición española: Silvia Zuleta Romano

Hay cinco océanos en nuestro planeta: el Atlántico, el Pacífico, el Índico, el Austral y el Ártico. Pero en el pasado geológico, los continentes se encontraban en diferentes lugares, y los océanos también eran diferentes. Tethys es el océano desaparecido más famoso.

En este artículo, explicaremos brevemente qué es un océano, cuándo existió el Tethys, qué criaturas albergaba y cómo se sospechó por primera vez de su existencia. Pero antes, empecemos por lo básico.

¿Qué es un océano?

Los océanos existen porque la "cáscara" exterior de la Tierra está fragmentada, como un rompecabezas, y los continentes son grandes piezas, como se explica en nuestro artículo sobre la tectónica de placas. Los océanos separan los continentes entre sí. Las cuencas oceánicas no son estáticas, sino que se ensanchan lentamente. Una cuenca oceánica es una depresión topográfica y, por tanto, está inundada por el agua del mar.

Pero los océanos son algo más que tierras bajas sumergidas. Debajo de la columna de agua, a una profundidad media de 4 km, se encuentra la corteza oceánica, formada por roca basáltica. El basalto es lava solidificada que sale de grandes grietas en medio de los océanos y que forma una "nueva" corteza oceánica cuando se solidifica. La corteza continental, por el contrario, está formada principalmente por roca granítica, una roca completamente diferente al basalto.

Pero volvamos al océano Tethys.

Al principio del Mesozoico, la era geológica comprendida entre hace 250 y 65 millones de años, los continentes del hemisferio sur, incluida África, estaban juntos como parte de un gran supercontinente llamado Pangea. Ésta estaba separada del continente euroasiático por un océano muy grande: el Tethys.

Mundo Jurásico, hace ~170 milliones de años (imagen: Ron Blakey, NAU Geology)
Mundo Jurásico, hace ~170 milliones de años (imagen: Ron Blakey, NAU Geology)

En sentido estricto, el mar de Tethys no era una única, vasta e ininterrumpida extensión de agua, sino que estaba salpicado de pequeños continentes, volcanes, mesetas y otros accidentes geográficos. Partes de Italia, Iberia, Córcega y Cerdeña, Anatolia, entre otras, permanecieron durante algún tiempo como islas en el océano Tethys (En el mapa de arriba se pueden ver las islas en el centro del hemisferio norte). Pero ¿quiénes habitaban este océano?

Los reptiles marinos patrullan las costas

La línea del Ecuador atravesaba el océano Tethys y el clima era, en general, cálido y agradable, sobre todo en el período cretáceo (última parte del mesozoico). El mar de Tethys estaba repleto de vida, que prosperaba en las aguas cálidas y subtropicales. Había muchas amonitas, lirios de mar, bivalvos, pepinos de mar y corales. Formaban parte de una pirámide alimenticia y eran presa de reptiles marinos con grandes y temibles picos, como el plesiosaurio (ver imagen del título) y el ictiosaurio (foto aquí abajo).

Fósil de ictiosaurio, nótese las enormes cuencas oculares. (foto: Viridiflavus / CC BY-SA 3.0)
Fósil de ictiosaurio, nótese las enormes cuencas oculares. (foto: Viridiflavus / CC BY-SA 3.0)

Estos reptiles patrullaban las zonas costeras de los océanos del mundo, pero también había peces, como los tiburones y los celacantos. Al igual que hoy, una miríada de microorganismos estaba en la base de la cadena alimenticia. Sus esqueletos (pequeñas conchas) estaban hechos de creta (carbonato de calcio) o sílice y tenían buenas probabilidades de conservarse en las capas sedimentarias. Una vez muertos, sus esqueletos se depositan lentamente en el fondo marino. Allí forman gruesas capas, como se puede ver en los espectaculares Acantilados de Dover (ver foto abajo) de color blanco puro en el Reino Unido. Esas rocas blancas consisten enteramente de los restos de organísmos conocidos como cocolitóforos. El antiguo nombre de Gran Bretaña, Albión, refiere al color que ves cuando te acercas a la isla.

En ocasiones, los restos de animales y plantas más grandes también se conservan en los sedimentos del fondo marino, por ejemplo, los ictiosaurios (ver foto arriba) en la famosa Costa Jurásica también en el Reino Unido. 

Y al mismo tiempo, restos marinos han sido encontrados en lugares más estrambóticos como la cima de una montaña. Veamos.

Acantilados Blancos de Dover (foto:  Immanuel Giel / CC BY-SA 3.0)
Acantilados Blancos de Dover (foto: Immanuel Giel / CC BY-SA 3.0)

Choque de supercontinentes y trazas de mar en el Monte Everest

Durante el Cretácico, algunas partes del supercontinente Pangea (Arabia e India) se desplazaron hacia el norte, en una trayectoria de colisión con Eurasia. El océano Tethys se redujo en tamaño a medida que estos continentes se acercaban a Eurasia. Finalmente, Arabia y la India colisionaron con el gran continente del norte y formaron la vasta cordillera transcontinental que se extiende desde los Pirineos, los Alpes y los Montes Zagros hasta el Himalaya. Los sedimentos depositados anteriormente en el fondo marino del Tethys están ahora diseminados por esta enorme cordillera y pueden encontrarse a gran altura.

En efecto, la cima de la montaña más alta del mundo, el Monte Everest, está formada por antiguas rocas marinas del Tethys. A más de ocho kilómetros sobre el nivel del mar, se pueden encontrar trilobites, lirios de mar y mariscos que antaño se arrastraban por un fondo marino desaparecido.

Monte Everest, Monte Everest, las líneas marrones muestran las capas marinas (imagen: Rdevany / licencia GFDL).
Monte Everest, Monte Everest, las líneas marrones muestran las capas marinas (imagen: Rdevany / licencia GFDL).

A finales del siglo XIX, los fósiles marinos encontrados en las montañas fueron una fuente de gran consternación para los científicos, entre ellos el profesor suizo Edward Suess (lee sobre sus descubrimientos en nuestro artículo sobre la Tectónica de Placas).

En el siglo XIX, la Tierra todavía se consideraba estática e inmóvil, y la idea de 'cáscaras' de la Tierra en movimiento era para soñadores. Suess fue el primero en sugerir que había habido un mar entre Europa y África, basándose en sus observaciones de criaturas marinas en lo alto de los Alpes suizos. Eligió un nombre apropiado, Tethys, en honor a la diosa griega del mar. Sin embargo, tendrían que pasar otros cien años antes de que se explicara y aceptara la presencia de estos restos marinos en la montaña.

El Tethys fue también el hogar de ballenas fósiles que ahora yacen bajo el sol abrasador del Sahara.

------------

Ir a los artículos sobre continentes, mares, y la deriva continental.

El famoso mármol de Carrara se formó en el fondo del océano Tethys.

La ruta del color: Pueblos del norte de Madrid: un artículo sobre la historia geológica de España y de los tiempos en que Iberia vagaba como una isla en un antiguo océano. (traduccion pendiente, versión inglesa)

Foto en el título: Elasmosaurus on www.paleoaeirie.org, Creative Commons, CC BY 4.0.

Visita la web de World Oceans Day