Cumbre Vieja: crónica de una erupción anunciada

01.10.2021

Hasta el último mes, la mayoría de la gente no había oído hablar de este volcán. Sin embargo, es uno de los más activos de las Islas Canarias y de Europa. Por sus características, era solo cuestión de tiempo que entrara en erupción. Ya ha sucedido otras veces y cada vez que pasa, queda claro cómo la destrucción y la renovación, la fascinación y el terror están inexorablemente unidos. En este artículo analizamos lo que está ocurriendo exactamente en La Palma, lo que le precedió y cómo se comparan estos acontecimientos con las erupciones de otros volcanes.

Autor: Kathelijne Bonne. Edición española: Silvia Zuleta Romano.

Crujidos debajo de la Cumbre Vieja

Todo se remonta al año 2017 cuando, después de una fase de inactividad de 46 años, se empezaron a observar temblores sísmicos bajo La Palma que continuaron ocurriendo ocasionalmente hasta junio de este año. Ya el pasado enero, un grupo de científicos publicó un artículo en la revista científica Nature sobre los grandes riesgos asociados a esta renovada inquietud volcánica, y tenían razón.

El 11 de septiembre de 2021, los sismógrafos registraron un fuerte enjambre sísmico (una serie de terremotos en rápida sucesión) en las profundidades de Cumbre Vieja. En la semana anterior a la erupción del 19 de septiembre se registraron un total de 22 mil temblores. Se observó que los primeros temblores tenían su foco a una profundidad de 20 kilómetros, ¡gradualmente ascendiendo hasta solo 100 metros por debajo la superficie! y tenían una magnitud de hasta 4,2 en la escala de Richter.

La superficie también comenzó a deformarse, lo que fue claramente visible en las imágenes de radar tomadas desde satélites (las llamadas interferogramas) usados para detectar las más mínimas de cambios de la superficie terrestre. Eso ya era una clara señal de que el magma estaba subiendo desde las profundidades, lo que iba acompañado de muchos ruidos y crujidos infrasónicos. También se produjeron algunos desprendimientos de tierra causados por los temblores sísmicos.

El 13 de septiembre se advirtió a los habitantes de los municipios de Los Llanos de Aridane, Fuencaliente, El Paso y Villa de Mazo de una posible erupción inminente y se estableció el nivel de alerta en amarillo. Unas 40.000 personas tuvieron que hacer las maletas y prepararse para la evacuación.

Cumbre Vieja entra en erupción

Cumbre Vieja tiene algunas características particulares: no es un estratovolcán de forma cónica con un gran cráter en la cima, como el Vesubio, el Monte Santa Helena o el Fuji. Es un volcán ancho y aplanado con forma de escudo. Los volcanes de escudo son menos letales y las erupciones siempre comienzan en un nuevo lugar, donde se forma un nuevo cráter pequeño y monogénico. Es decir, un cráter formado por una sola erupción. En un mapa en relieve se puede ver que dicho volcán está lleno de granos, que son los cráteres. Puede haber cientos de ellos. Son típicos de Hawái, el Etna y el Monte Camerún.

Finalmente, el 19 de septiembre en la zona boscosa de Cabeza de Vaca, en el municipio de El Paso, Cumbre Vieja entra en erupción. Se han abierto dos fisuras en las que se han formado ocho crateres. 

Y sale la lava

La lava comienza a fluir desde los cráteres, también llamados vents o bocas eruptivas, a lo largo de las fisuras. La lava es una roca líquida supercaliente (sobre unos mil grados) pero inmediatamente comienza a solidificarse al entrar en contacto con la atmósfera. Por eso, una colada de lava que se aproxima tiene el aspecto de un frente negro rocoso e irregular, medio solidificado, de varios metros de altura, con rocas rojas brillantes que se pueden ver en las grietas bajo la irregular superficie. Las coladas no son mortales porque se mueven con bastante lentitud, unos cientos de metros por hora, por lo que puedes alejarte de ellas caminando, pero se deslizan inexorablemente cuesta abajo y todo, casas, iglesias, escuelas, carreteras, campos, árboles, queda sepultado bajo ellas.

En La Palma la lava fluye en varias lenguas pendiente abajo, donde están las zonas habitadas que tienen que ser inmediatamente evacuadas. 

A medida que pasan los días en Cumbre Vieja, la velocidad de las coladas de lava cambia. A veces una lengua fluye a 700 metros por hora, mientras que otras se ralentizan a unos pocos metros por hora, o se detienen por completo, para ponerse de nuevo en movimiento. Todo esto está impulsado por el volumen de lava expulsada de los cráteres por unidad de tiempo.

Imagen de relieve con la colada de lava que llega al mar (Copernicus Sentinel)
Imagen de relieve con la colada de lava que llega al mar (Copernicus Sentinel)

Humo y cenizas

Los días pasan y se abren más cráteres pequeños y se desarrollan espectaculares fontanas de lava que proporcionan un espectáculo inigualable de gran belleza y dramatismo.

También se da otro fenómeno: la actividad volcánica se hace más explosiva, es decir, piedras pequeñas, gas y ceniza son lanzados a la atmósfera a través de una columna de ceniza, que se hizo más intensa el 25 de septiembre y se elevó seis kilómetros en el aire. Esto paralizó temporalmente el tráfico aéreo de La Palma. Esta columna de ceniza causa muchas molestias, pero no la muerte. La ceniza se precipita y cubre todo debajo una fina capa, pero no hay de qué preocuparse: no son las asesinas nubes y flujos piroclásticos del Monte Santa Helena, el Vesubio o el Campi Flegrei, que pertenecen a una categoría de volcanes completamente diferente y más peligrosa.

La actividad actual de Cumbre Vieja se puede clasificar como erupción estromboliana, que produce fuentes y coladas de lava, producido desde fisuras y cráteres monogenéticos, y se distingue de los volcanes plinianos, que son muy explosivos y tienen un impacto mucho más grande, de carácter repentino y violento.

Convivir con el volcán

Esta erupción actual en La Palma no es la primera y probablemente tampoco la última, y para la población puede ser un dilema si vale la pena vivir cerca de un volcán. Pero, como demuestra la historia, una parte importante de la población mundial vive en zonas volcánicas porque sus tierras son muy fértiles para la producción de alimentos y su paisaje es espectacular. Habrá que calibrar en el futuro los costos y beneficios de la convivencia con el volcán.

---------------

Lee también nuestro siguiente artículo sobre la historia geológica y los peligros de La Palma, y cómo encaja en el panorama de las placas tectónicas:

¡Y qué diferente de La Palma es el Monte Santa Helena, en la costa oeste de Estados Unidos! O el Campi Flegrei, el desconocido pero devastador supervolcán de Nápoles. Haz clic en los enlaces para leerlo.

Imagen en el título: Eduardo Robaina (WikimediaCommons license).

Fuentes:

Global Volcanism Program, 2021. Report on La Palma (Spain). In: Sennert, S K (ed.), Weekly Volcanic Activity Report, 22 September-28 September 2021. Smithsonian Institution and US Geological Survey. https://volcano.si.edu/volcano.cfm?vn=383010

Fernández, J., Escayo, J., Hu, Z. et al. Detection of volcanic unrest onset in La Palma, Canary Islands, evolution and implications. Sci Rep 11, 2540 (2021). https://doi.org/10.1038/s41598-021-82292-3

https://english.elpais.com/science-tech/2021-09-20/volcanic-eruption-in-la-palma-why-did-it-happen-and-how-long-will-it-last.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Erupci%C3%B3n_volc%C3%A1nica_de_La_Palma_de_2021